Hoy te traigo 3 claves para cambiar tu humor de forma exprés.

Pero vamos a ser francos. Tu estado de humor no te lo voy a cambiar yo, vas a tener que poner de tu parte.

Todos tenemos algunos días malos. El cansancio puede llevarte a tener algún que otro día malo, pero cuando la cosa se alarga, es muy probable que existan otras causas detrás de tu mal humor. El estrés, la depresión o la ansiedad suelen ser algunas de ellas.

Debes estar alerta porque estar siempre de mal humor puede tener consecuencias sobre tu mente y tu cuerpo. Por eso, es muy importante no olvidar que tenemos herramientas muy sencillas a nuestro alcance para cambiar nuestro estado.

Sé lo que estás pensando…’cómo voy a cambiar mi humor con lo que me está pasando’, o ‘más claves que sirven para otros pero no para mi’…

Antes de nada déjame que te diga una cosa: nos cuesta menos pasar de un estado eufórico a uno triste que viceversa.

Con esto quiero decir que lo más probable, según tu estado, es que te resistas a hacer lo que hoy te propongo. ¿Por qué? Porque cuesta y requiere un cierto esfuerzo por tu parte y cuando uno no está bien sencillamente no le apetece hacer ciertas cosas.

Me consta que a veces las circunstancias no acompañan, pero si me sigues desde hace un tiempo ya sabes lo que digo al respecto (y no sólo lo digo yo)…

Las circunstancias son, pero cómo reaccionas ante ellas es cosa tuya.

Ahora mismo puede que tu ‘pequeño yo’, tu ego, se sienta atacado y ofendido porque no le gusta oír que tiene que poner de su parte para estar mejor.

Sería mucho más fácil que fueran las circunstancias las que cambiarán ¿verdad? Pero ¿qué poder tienes tú sobre ellas? Si lo tienes, es una cosa, pero si no lo tienes, lo único que te queda es tomar el control de cómo te sientes.

Aunque parezca extraño, la primera cosa que debes hacer es darte cuenta de tu estado. Y esto, aunque te parezca mentira, cuesta. Debes ser sincero contigo mismo y observar cómo estás y cómo te sientes.

Muchas veces no nos damos cuenta de que hemos entrado en una rueda de pensamientos negativos que ha transformado nuestro estado. No somos capaces de coger la perspectiva necesaria para empezar a ver las cosas de otra manera.

Nos cerramos a nuevas posibilidades, a nuevas maneras de hacer, a nuevas maneras de enfocar. Miss resistencia entra en acción y es muy buena desempeñando su papel.

Las 3 claves que hoy comparto son muy sencillas de implementar y puedes empezar hoy mismo. Estas claves te ayudarán a ‘engañar’ un poquito tu mente y tu cuerpo.

¿Has dicho engañar? ¡OMG!
Sí, he dicho engañar…no panic.

Te guste o no, la manera para empezar a ver las cosas de otro modo, pasa por cambiar tu manera de pensar. Y para cambiar tu manera de pensar debes abrirte a nuevas formas de ver y entender las cosas. Para llegar a este punto, primero debes estar en paz contigo mismo y si no estás de buen humor…¡apaga y vámonos!

Todo es cuestión de actitud.

Sitúate. Suena el despertador. Todavía no has abierto los ojos, tu mente se empieza a poner en marcha y lo primero que te viene a la cabeza son los mismos pensamientos que tuviste ayer, anteayer y los que ya hace unos días que tienes. Apenas llevas despierto unos minutos que ya estás dejando que las mismas emociones te invadan de nuevo. Sin darte cuenta estás condicionando que tu día sea igual, vas a repetir los mismos patrones de ayer.

Vamos a las 3 claves que te ayudarán a cambiar tu humor.
#1 Sonríe aunque no te apetezca

¡Házte un favor y dedícate una sonrisa!

No cuesta tanto. Al principio te sentirás un poco imbécil, con perdón, pero acabarás agradeciendo una sonrisa de buena mañana. Las primeras veces tu sonrisa será falsa pero se irá transformando en genuina como la que le dedicarías a un niño, a tu pareja, a un amigo o a tu mascota.

Aquí van algunos beneficios de sonreír:

  • Cuando sonríes, sea de forma genuina o no, el cerebro recibe la información de los músculos de la cara e interpreta que hay algo que te hace contento.
  • Se activan los neurotransmisores encargados de liberar endorfinas. Cuando el nivel de endorfinas aumenta, el nivel de cortisol, que es la hormona del estrés, disminuye y nos sentimos mejor.
  • Sonreír a los demás no sólo nos hace más empáticos sino que hace que los demás también se sientan bien por el efecto de las neuronas espejo. Tú te sientes bien y haces que los de tu alrededor también se sientan bien.
  • Cuando sonríes la frecuencia cardíaca disminuye y por tanto nos sentimos más relajados. Al estar más relajados y menos tensos, la probabilidad de dormir mejor aumenta.
  • Al sonreír tu actitud ante la vida cambia, te sientes más seguro y feliz. ¡Pruébalo!

#2 Despéinate que ya toca

Este es mi secreto… ni los que me conocen saben que lo hago, aunque ahora dejará de ser secreto…oh well…

Pon música a todo trapo y déjate llevar. Baila como si nadie te estuviera mirando. De hecho, si no te mira nadie ¡mejor! 😀

Aquí van algunos beneficios de bailar:

  • Al centrarte en bailar estás despejando tu mente de problemas.
  • Activas todo tu cuerpo en general, el sistema cardiovascular y los músculos.
  • Cuando bailas tu cerebro libera dopamina y adrenalina. La dopamina te relaja y te da la sensación de felicidad, mientras que la adrenalina le da energía a tu cuerpo.
  • Al bailar depuramos nuestro cuerpo, el organismo libera toxinas.
  • Aumenta tu vitalidad, tu motivación y tu positivismo (aunque ahora brille por su ausencia).
  • Es un gran remedio contra el envejecimiento cerebral. ¡Eps! Ojo al dato.
  • Fomenta la creatividad.
  • Bailar no deja de ser una forma de expresión creativa. Bailar nos puede ayudar a conectar con nosotros mismos y con ciertas emociones.

Y, por favor…

#3 Háblate bien de una vez

Observa cómo te hablas y qué historia te estás contando. Sé muy estricto con los pensamientos que permites que invadan tu mente. Filtra muy bien lo que dejas que entre y se quede en tu mente.

Como tu ‘pequeño yo’, tu ego, tiene mucho que ver aquí, deja que te ponga un ejemplo:

Imagínatelo como una persona que tuvieras físicamente a tu lado. Una persona que te estuviera hablando tooodo el rato y te taladrara de igual modo que lo hace en tu mente, a diferencia que en tu mente lo hace silenciosamente. ¡Qué!…¿cuánto aguantas? ¿te lo has cargado ya? 😀

Basta con empezar por una de las tres para notar mejoras en tu estado de humor.

¡Ya estás tardando! 😉

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies